El jabón de Marsella y algunos consejos valiosos para lavar la ropa (II)

En el post anterior te presentamos la nueva colección de la ropa del hogar de Bon Vent, en este queremos tratar los tesoros de la Carme con el jabón de Marsella, un producto tradicional que encontrarás en nuestra tienda, así como explicarte consejos, “recetas” y “trucos” para lavar la ropa del hogar y cualquier otro pieza de ropa.

Desde hace más de 110 años la familia Marius Fabre elabora el jabón de Marsella conservando su filosofía de fabricación y garantizando un “producto natural, sano para el hombre y respetuoso con el medio ambiente”.

Una tradición que se remonta a 1900 y ha pasado de generación a generación hasta nuestros días.

banner-marius-fabre-ws

El jabón de Marsella se vende en pequeños cubos y en cajas de copos. El primero está indicado para lavar a mano y el segundo a mano y a màquina.

SABÓ1
El jabón está elaborado solo utilizando aceites vegetales, especialmente aceite de oliva, no contiene colorantes, aditivos ni parabenos. La pureza excepcional del jabón de Marsella lo convierte en un producto idóneo tanto por sus propiedades como por su precio económico.

SABÓ2

El jabón de Marsella en copos es recomendable para lavar todo tipo de ropa delicada, sobre todo la ropa de los bebés, la seda, la lana, el algodón, etc. Las virtudes nutritivas del aceite de oliva hidratan la piel.

COPEAUX

Los copos del jabón de Marsella también se venden en bolsa. Por otro lado, puedes escoger entre el cubo grande, sin o con un cepillo para lavar la ropa a mano y sacar las manchas más difíciles, o el cubo pequeño.

La familia Marius Fabre nos da algunos consejos para utilizar el jabón de Marsella como:

• Si hay una mancha en la ropa, moja el jabón y frótalo suavemente encima de la mancha antes de ponerla en la lavadora. Ya verás cómo se irá y es mucho más efectivo que cualquier limpiador sintético. Haz lo mismo con el cuello de las camisas. Conseguirás que queden bien blancas.
• Los dermatólogos recomiendan utilizarlo para lavar la ropa de las personas que tienen la piel sensible y no toleran ni el jabón ni los limpiadores sintéticos.

Y algunas “recetas” muy curiosas que ha heredado de sus abuelas como:

• Pon un trozo de jabón en el armario para repeler las polillas.
• Pon un trozo o un cubo de jabón al final de la cama para aliviar los calambres y el reumatismo.
• Utilízalo para limpiar las pequeñas heridas.
• Y para los atrevidos, el jabón de Marsella es bueno para las encías y para limpiar y blanquear los dientes.

BODEGÓ2

En la línea de estos consejos basados en los valores de un producto natural y respetuoso con el medio ambiente, te explicamos los “trucos” que Carme utiliza con otros productos naturales presentes en el mediterráneo como el limón y el vinagre.

• Para iluminar los blancos añade media taza de zumo de limón en el ciclo de aclarado (para una carga de tamaño normal).

• Para devolver la blancura (o parte de esta) a los calcetines que se han vuelto amarillentos, ponlos a hervir en agua con limón.

• Para eliminar manchas de grasa o de óxido en la ropa, frótala con el zumo de limón, déjala reposar toda la noche y después lávala como de costumbre.

• ¿No te ha pasado nunca que después de lavar una camisa aún sientes un ligero olor a sudor? Si quieres que se vayan los olores de la ropa, puedes utilizar el limón, el vinagre blanco o el bicarbonato de sodio.

-En el caso que elijas el primero, mezcla medio vasito de zumo de limón con la misma cantidad de agua, moja un trapo o esponja en la mezcla y pásalo por las zonas más conflictivas de la pieza de ropa (como las axilas), déjalo reposar unos diez minutos y ¡ya está listo para ponerlo en la lavadora!
-En el segundo truco, mezcla medio vasito de vinagre con la misma cantidad de agua y pulverízalo por la ropa, déjalo reposar unos diez minutos y a la lavadora.
-Si te decides por el último, con media cucharadita de bicarbonato diluida en medio vaso de agua haz una pasta y aplícala por las zonas que quieras, seguidamente lava la pieza de ropa.

BUGADERA-MARTApet

De la experiencia de Carme continuamos ofreciéndote interesantes “trucos”:

• Si te cae alcohol sobre la ropa, déjala secar y desaparecerá por sí sola cuando se evapore. Si deja marca en alguna pieza de ropa oscura, lávala en seco y las próximas veces de manera normal. Pero, generalmente, si no le aplicas nada encima desaparecerá sola.

• Para que el color de un jersey de algodón no se vaya perdiendo poco a poco, añádele al agua del aclarado una cucharadita pequeña de bicarbonato.

• Nada mejor para lavar un jersey de angora que el champú que se utiliza para los niños. Es un magnífico tratamiento para que recupere su esponjosidad.

• Cuando laves una camisa que lleva botones en los picos del cuello, es conveniente que los desabotones para que el cuello quede bien limpio.

Por lo que se refiere a las ropas antiguas:

IMG_8523

En muchas ocasiones esta ropa tiene manchas amarillentas y hasta incluso de óxido. Los materiales utilizados para la confección de estas piezas acostumbraban a ser el algodón y el lino. Ambos materiales son orgánicos, por eso padecen las consecuencias del paso del tiempo y de la falta de ventilación.

Para estos casos Carme conoce una táctica infalible capaz de hacer desaparecer estos tipos de manchas. Consiste en hervir agua de una olla con un trocito de jabón de Marsella y una cucharada de percarbonato sódico.
Este es un activador del lavado. Al entrar en contacto con el agua caliente, desprende oxígeno y esto hace que limpie y blanquee la ropa. Las piezas se dejan hervir un rato en esta solución y… “et voilà!” los tejidos recuperan la la blancura inicial.

Antiguamente se hacía servir el perborato sódico, pero no lo recomendamos ya que es contaminante y a la larga estropea la ropa.

Por último, uno de los grandes aliados de las ropas antiguas es el sol porque ayuda a eliminar las manchas. Deja tendidas las piezas al sol con el jabón antes de aclararlas. De tanto en tanto humedece la ropa con agua para evitar que se seque. El sol hará el resto.

safareig1

¿Sabes algún otro consejo o “truco” que quieras contarnos?

¡Somos todos oídos! Porque nos gusta tanto como a ti mimar nuestra ropa para lucirla como el primer día.

Comparte esta entrada
  , ,