Las velas de Cerabella: mucho más que luz y cera

Per la Candelera, candeles

Se acerca el día de la Candelaria, el 2 de febrero, una fiesta de tradición cristiana, basada en antiguas costumbres romanas, en la cual se conmemora la presentación de Jesús en el templo, cuarenta días después de su nacimiento, y la purificación de María, y a la vez se bendicen candelas (también llamadas velas o cirios) como símbolo de la luz física y espiritual.

A la tripulación de Bon Vent nos gusta recordar las fechas señaladas del calendario porque la memoria es el camino para conocer el pasado, entender la evolución del tiempo e interpretar el presente. Y esta, en concreto, nos lleva a hablar de las velas, pero no de unas cualquiera, sino de las velas de Cerabella; las protagonistas de esta página del Cuaderno de Bitácora.

Francesca Abella, fundadora de Cerabella, montó un obrador de cirios en Barcelona en 1812 que sirvió para satisfacer la necesidad principal de aquellos tiempos: la iluminación de las casas y las calles, aunque el descubrimiento y el uso de la electricidad supuso para las siguientes generaciones el reto de reinventar el oficio de la cerería. A partir de los años sesenta y hasta día de hoy, Cerabella ha actualizado la tradición. De un método de iluminación ancestral a la búsqueda y creación, en palabras suyas, “de formas, perfumes, olores y usos”

Una muestra de esta adaptación e innovación son las velas que los cereros de Cerabella han creado en colaboración con diferentes diseñadores y que encontrarás en Bon Vent: el panot de Barcelona, el pájaro y el barco de origami.

Reproducción en cera de las baldosas típicas de las aceras de Barcelona.

ESPELMA2

Son conocidas como els panots de la flor o de la rosa de Barcelona.

El panot de Barcelona individual. El más grande tiene cinco velas y el pequeño una.

El famoso pájaro de origami en tamaño grande. Diseñado por Marta Méndez Blaya y Luki Huber (1999).

ESPELMA OCELL ORIGAMI GRAN 2

El barco de origami: tamaño grande y pequeño. Una pareja perfecta.

ESPELMA VAIXELL ORIGAMI GRAN I PETIT

Como el origami, el arte japonés que solo utiliza las manos y el papel para formar figuras, las ceras de Cerabella se crean con las manos y la cera. Y con el tiempo pausado, la pasión, el silencio, la luz y el color.

Un ritual minucioso y único que nos encanta. ¿Y a ti?

¿Tienes velas de este tipo en casa?

Comparte esta entrada
  , , , ,